lunes, 14 de abril de 2008

Las alas del Espíritu: los cinco ministerios

"Jehová recompense tu obra, y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte". (Rut 2:12)

"Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada". (Mal. 4:2)

El primer versículo nos muestra que Jehová, Señor, Dios y Rey, tiene alas. El segundo, nos muestra que Cristo, Rey de reyes y Señor de Señores, también las tiene. Y si Padre, Hijo y Espíritu Santo son uno y el mismo, y si el Padre tiene alas y el Hijo también, entonces el Espíritu Santo también tiene alas.

Sin embargo la Biblia dice que el Espíritu de Dios se manifiesta a través de hombres (la única vez en que se manifestó solo fue para bautizar a los 120 del aposento alto en Hch. 2). Así que las alas del Espíritu se manifiestan a través de hombres.

Estas alas-hombres son mantos ministeriales dados por el Señor para cubrir la desnudez del hombre, y ataviar a la Iglesia. Estos son el ministerio quíntuple.


Las alas del apóstol: alas de águila

"¿Se remonta el águila por tu mandamiento,
y pone en alto su nido?
Ella habita y mora en la peña,

en la cumbre del peñasco y de la roca.
Desde allí acecha la presa;

sus ojos observan de muy lejos.
Sus polluelos chupan la sangre;

Y donde hubiere cadáveres, allí está ella". (Job 39:26-30)

El águila vuela en lo más alto de las montañas y allí hace su nido; esto quiere decir que el ministerio del apóstol tiene su morada en la Presencia misma de Dios, en la cumbre de la "Roca de la salvación", de la "Peña de Oreb". Se mueve en el Lugar Santísimo.

El apóstol cría sus hijos espirituales en la Presencia de Dios, trayendoles revelación de la Palabra, doctrinas sanas, etc. Sus polluelos chupan sangre, es decir, toman vida, pues escrito está: "Porque la vida de la carne en la sangre está" (Lv. 17:11) Todo esto quiere decir que los cristianos bajo la cobertura de las alas del apóstol son creyentes que adquieren la vida abundante que prometió Jesús, que habitan en las alturas y en la Presencia manifiesta de Dios.

El apóstol está donde hay cadáveres. Y esto se puede ver en dos sentidos:

  1. Está donde hay cristianos con su carnalidad muerta, es decir, una congregación espiritual y no carnal (aunque hay cizaña entre el trigo).

  2. El apóstol llega a una congregación determinada con una palabra de Dios para acabar con la carnalidad de ese pueblo.

Las alas del profeta, alas de gallina


"¡¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados!! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!" (Mt. 23:37)


En el momento en que el Señor profiere estas palabras está profetizando, haciendo uso de su ministerio profético. El profeta es para juntar a los hijos de Dios bajo una misma visión, la visión apostólica, para quietar la desobediencia y la rebelión en el pueblo de Dios, para darle seguridad por medio de la palabra profética, que es Dios hablando a los hombres.


Las alas del evangelista: alas de paloma

"El Señor daba palabra;
Había grande multitud de las que llevaban buenas nuevas.
Huyeron, huyeron reyes de ejércitos,

Y las que se quedaban en casa repartían los despojos.
Bien que fuisteis echados entre los tiestos,

Seréis como alas de paloma cubiertas de plata,
Y sus plumas con amarillez de oro". (Sal. 68:11-13)


Aquellas personas que llevan las buenas nuevas (evangelio), según el pasaje serán como alas de paloma. Estos hacen huír ejércitos, lo cual es una señal del ministerio del evangelista, que pone en fuga ejércitos de demonios cuando es enviado a su misión.

La golondrina es una especie de paloma, que viaja por todo el mundo y que según el salmo 84, verso 3, pone a sus hijos en ña casa de Jehová, cerca de lsus altares. Este ministerio se mueve en el atrio.

Las alas del pastor: alas de cigüeña o garza

"Ahí tienes al avestruz: aletea alegremente,
como si tuviera alas de cigüeña,
y abandona los huevos en la arena
para que se incuben al calor del sol.
No piensa que alguien puede aplastarlos,
que algún animal puede pisotearlos.
Es cruel con sus crías, como si no fueran suyas,
y no le importa que resulte inútil su trabajo.
Es que yo no le di inteligencia;
le negué el buen sentido". (Job 39:13:17)

Este pasaje habla de la avestruz, que cree que tiene alas de cigüeña. Esta es figura de aquellos que creen que tienen llamado pastoral pero no lo tienen, aquellos que actúan como pastores y que aún tienen congregacionaes a su cargo, pero que sin embargo fracasan porque no cuentan con las señales del ministerio pastoral, que son un amor sobrenatural por sus ovejas, hasta el punto de dar la vida por ellas (el buen pastor).

Además, el falso pastor no tiene interés en la infructuosidad de sus ovejas (no les importa si son carnales o espirituales, permiten el pecado), pues no le importa que resulte inútil su trabajo pastoral, como dice el texto de la avestruz.

La avestruz, figura del falso pastor, deja al descubierto sus polluelos, es decir, no los cubre porque no tiene alas para ello, cree que tiene alas de cigüeña pero no, no tiene manto pastoral.

La cigüeña en cambio, es capaz de dar su propia sangre a sus crías si es necesario. "Su vida da por las ovejas".


Las alas del maestro: alas de gavilán o halcón


"¿Vuela el gavilán por tu sabiduría,
Y extiende hacia el sur sus alas? " (Job 39:26)



En el texto de Job Dios le pregunta a Job si el gavilán vuela por su sabiduría (recordemos que el gavilán es un ave cazadora y mensajera), y la respuesta es obvia: no. El gavilán caza en vuelo y lleva mensajes por la sabiduría de Dios.

Este vuelo es la realización ministerial. El cazar en vuelo significa que este ministro caza con su ministerio todo viento de doctrina que sobrevuele los pensamientos de la congregación; y lleva y trae los mensajes de Dios a los hombres mediante la revelación de la Palabra. Sin duda estas son las alas del maestro.

La principal señal del ministerio magisterial es que transforma el logos en rhema, limpiando los oídos tapados y trayendo luz a los creyentes por la Palabra.

El gavilán extiende sus alas hacia el sur, y hacia el sur del Lugar Santo en el tabernáculo de Moisés estaba colocado el candelero de oro, figura de la Palabra de Dios.